Sharbat

El sharbat, que en farsi quiere decir almíbar, es un jugo o infusion.

Estaciones

Una de las razones por las que me encanta todo lo relacionado con la gastronomía en Irán es que se rige por las estaciones. Aquí lo que se vende y se come en cada momento del año no es caprichoso: cada producto tiene su época de manera tal que en el recetario persa abundan platos que se preparan solamente en determinadas semanas del año. Clientes y vendedores saben en qué temporada se consigue cada producto, a nadie en su sano juicio se le ocurre buscar naranjas en verano o cerezas en invierno.


El verano, con temperaturas que escalan por arriba de los 40°, es el tiempo de mis frutas favoritas. Las verdulerías se ven desbordantes de damascos, moras, higos, duraznos, ananás, mangos, uvas… Lo extraordinario es que de la mayoría de estas hay a su vez tres o cuatro variedades.

Sharbat

En estos meses de calor sofocante, los iraníes disfrutan mucho de las frutas de temporada, les encanta tomar sharbat en las terrazas de los cafés. El sharbat, que en farsi quiere decir almíbar, es un jugo o infusion (o una mezcla de ambos) de frutas que se combinan ya sea con agua de rosas, o limones secos, tés, semillas, azafrán, aromáticas, frutos secos, entre otros los ingredientes. Por lo general es dulce y se sirve frío (Aquí).

 

Tengo dos preferidos: el chay-e torshi (hibiscus con cerezas ácidas) y el tokme sharbati, con azafrán y agua de rosas.

 

 

Chay-e torshi
 
1 litro de agua filtrada
2 cucharadas de flores de hibiscus secas
1 cucharada de cerezas ácidas descarozadas
un puñado de moras frescas
el jugo de medio limón
almíbar a gusto
Hacer un puré con las moras y reservar en el freezer.
Preparar una infusión con el hibiscus y las cerezas. Dejar reposar hasta que se enfríe filtrar. (Recuperar las cerezas y comerselas).
Incorporar el jugo de limón y el almíbar.

Al servir, agregar hielo y las moras hechas puré.

 

Tokme sharbati
 
1 litro de agua filtrada
el jugo de 2 limas (o naranjas amargas)
50 gr de semillas de albahaca dulce (se pueden reemplazar por chía)
10 o 12 estambres de azafrán molidos e infusionados en agua
3 cucharadas de agua de rosas
1 cucharadita de agua de azahar (opcional)
Remojar por un par de horas semillas de albahaca dulce o las de chía. Estarán listas cuando comience a asomar el mucílago, una especie de gelatina traslúcida que recubre la semilla al activarse.
Agregar el jugo de lima (en casa preferimos las naranjas amarga), agua de rosas, unas gotitas agua de azahar, almíbar simple y un poco de azafrán molido y disuelto en agua.
Al momento de servir, decorar con un par pétalos o pimpollos de rosa.
Sharbat - Un sitio de gastronomía - junio 27, 2021
Sharbat - Un sitio de gastronomía - junio 27, 2021
Sharbat - Un sitio de gastronomía - junio 27, 2021

Otros notas de Sebastian Laffaye

Notas de sebastian (Aquí)

Sebastian Laffaye

Naci en recoleta pero mi corazon esta en Parque Patricios. Aunque estudie gastronomia nunca deje de ser un advenediso de la cocina.
Otras notas de Laffie
Baklava de pistachos rellena con crema doble sin azúcar
Baklava de pistachos rellena con crema doble sin azúcar

Baklava de pistachos rellena con crema sobre sin azucar Es humanamente imposible no sucumbir al canto de Sirena de los dulces turcos. Las vidrieras de Estambul lucen exuberantes y repletas de confituras, un lujo asiático sin eufemismos. En un mar de posibilidades que...

Lentejas con tamarindo
Lentejas con tamarindo

Teheran Ser vegetariano en Irán es sencillo y barato. Las verdulerías son moneda corriente en cualquier barrio de Teherán y en general están surtidas con productos de muy buena calidad. Aquí todo se vende para ser consumido en el dia, en su punto justo de maduración....

Libros