Empanada de atún en El Cuartito

Un breve intermezzo me permitió pasar el jueves por El cuartito. Pedí una empanada de atún, las mismas que comió Anthony Bourdain en una visita de hace ya un tiempo a Buenos Aires.

Un breve intermezzo me permitió pasar el jueves por El cuartito. Pedí una empanada de atún, las mismas que comió Anthony Bourdain en una visita de hace ya un tiempo a Buenos Aires. Si las hubiera hecho mi vieja caerían en la clasificación de impecables. Si la autoría llevará la firma de mi tía Susy me hubiera conformado con un elogio más matizado «bien, muy bien» (todos saben que el bien inicial resta un poco al muy bien siguiente). Pero estaba en el lugar elegido por Tony comiendo, según se decía en Sin fronteras, la mejor empanada del lugar.
A pesar que un anónimo miembro de Tripadvisor aseguraba -sin rubor, ni miedo al absoluto, «la mejor empanada de atún del mundo», yo no estaba dispuesto a regalar nota o dejarme influir por dos guiris. La probé con atención y no creo que esa masa tímida, levemente húmeda, cocinada al horno, supere las cualidades que describen los adjetivos «buenas» o «correctas.
Cuando volví a casa busque en la Ciberia de Youtube la visita de Bourdain a El Cuartito. No me costó trabajo encontrarla. Al principio, la cámara lo toma en la vereda de la pizzería, se lo nota incomodo con los productores. Lo incitan a decir tonterías con las que no se siente a gusto y él responde con esas ironías finas que forman parte de su estilo. Finalmente, aunque le parece demasiado obvio, acepta comer empanadas. La muerde y arriesga categorías conceptuales no demasiado precisas: «carne molida dentro de una masa», «son rudimentaria y se hornean». La producción lo incita a la lírica: «¿son livianas, esponjosas?». Tony amenaza con Shakespeare y termina cediendo. Al final afirma que la empanada de atún es la mejor de «El Cuartito» y pronuncia dos frases que se abren a la exégesis. La primera es «esto no se consigue en Nueva York». ¿Una referencia a la setentista publicidad que protagonizaba el ratón Ayala («En Europa no se consiguen») o una sutil referencia al «bombita» Rodríguez más reciente?. La segunda es similar pero más abarcativa «De hecho no se consigue en ningún lado, solo en Argentina». ¿Elogio? ¿Crítica? ¿Quién lo sabe?

Pancho Ramos

Nací en La Plata en el siglo pasado y viví, desde 1976 hasta mediados del 92, en Madrid. Recién llegado a esa ciudad descubrí, de la mano de un amigo, las sutiles diferencias entre las diferentes variedades de pescados de roca: arañas, cepolas, cabrachos, gallinetas, rapes… Una lección inolvidable y el inicio de una pasión no siempre correspondida: amigos y gastronomía. No soy un foodie, tampoco un profesional. Sólo un cenador, viajado y con años de oficio.
Otras notas de Pancho Ramos
Los mejores Arroces de España 2017
Los mejores Arroces de España 2017

Sin muchas complicaciones ni restricciones Unilever España consiguió la inscripción de 1.000 restaurantes para buscar el mejor arroz. Cada cocinero propuso su fórmula y posteriormente el público y un jurado de expertos eligieron a los ganadores.

Grandes platos del 2016: Bife ancho
Grandes platos del 2016: Bife ancho

Don Julio – Pablo Rivero Impresionante bife ancho realizado a partir de un Hereford de seis años y más de 600 kilos de peso. No es el tamaño habitual pero hay días en que los mortales tienen suerte y pasan muy cerca del paraíso.Para domar esa carne, alimentada con...

Libros